Consejos para una buena convivencia vecinal

Vivir con otras personas es siempre un reto. No escogemos a nuestros vecinos y vecinas, pero tener personas cercanas a nuestro lado implica compartir un espacio común, que puede ir más allá.

A veces, nada más tenemos una relación de coexistencia: cada uno en su casa y todos tranquilos. No obstante, la vida en comunidad nos da la oportunidad de contar y compartir con otras personas. Cuando necesitas recibir un paquete, que te envían a casa, y no estás, cuando los hijos o las hijas llegan a casa antes de que estés, cuando te has quedado sin azúcar o delante de una situación de emergencia, ¿qué haces, si no puedes contar con alguien?

Desde hace años, el Ayuntamiento de Barberà del Vallès apuesta por crear y sostener espacios para favorecer la convivencia. Esto se traduce en la propuesta de actividades, encuentros y también en el ofrecimiento de un lugar de diálogo, como el Servicio Municipal de Mediación y Convivencia Ciudadana, donde se puede ir a gestionar la dificultad que implica vivir con otras personas.

En este sentido, y más en concreto en el ámbito de las comunidades vecinales, desde el Servicio Municipal de Mediación se proponen una serie de recomendaciones para favorecer las relaciones entre los vecinos y vecinas de nuestra ciudad.

A partir de nuestra experiencia, estos serían algunos de los consejos propuestos:

  • Acoger al nuevo vecindario cuando llega al edificio. Presentarnos, dar la bienvenida e informar del funcionamiento y las normas de la comunidad favorecen la integración y la participación de estas personas y ayudar a conocerse y fomentar la convivencia.
  • Cuidar de los espacios comunes de nuestro edificio. Un lavado frecuente, evitando tirar restos en el suelo, promover espacios de encuentro saludables y donde da gusto estar, de alguna manera, estamos diciendo que queremos nuestro edificio que compartimos.
  • Colaborar en la construcción de una comunidad más inclusiva, diversa y respetuosa, que facilita la implicación y la participación de todo el vecindario.Integrar a personas diferentes implica sentirnos parte, participar activamente en las decisiones que nos afectan, desde el respeto por el otro, y abrir un abanico de oportunidades para saber como convivir de una forma más creativa.
  • Interesarse y participar en los cambios y la gestión de problemas dentro de la comunidad y proponer ideas ayuda a favorecer la comunicación y la responsabilización en la gestión y la resolución de conflictos, a la vez, sentir que entre todos y todas construiremos, respetamos y cuidamos nuestra comunidad.
  • Ser conscientes que los animales domésticos son una fuente de apoyo emocional y compañía para mucha gente. Y, a la vez, ser concientes que hemos de tener cuidado, para enviar causar molestias al resto de vecinos y vecinas, que han escogido no tener.
  • Y también tener presente, que en caso de dificultades de relación y comunicación con algún vecino o vecina, podéis contar con la ayuda y el apoyo de personas profesionales del Servicio Municipal de Mediación, que os escucharán y facilitarán la gestión de los conflictos, que vivís en vuestras comunidades.

Para más información, podéis consultar en la página web www.bdv.cat/mediacio

Font: Bdv.cat