El problema de Ciudadanos: cuando los radicales van en listas

Ciudadanos desde 2015

Ya durante la campaña electoral de las elecciones municipales del 2015, Ciudadanos tuvo que expulsar a una sesentena de sus candidatos, algunos de ellos por sus vínculos con la extrema derecha. Es el caso del número dos en Gijón, Agustín Pérez, un ultraderechista coleccionista de parafernalia nazi. Y el número doce a la Asamblea de Murcia, Manuel Javier Chacón, que ocho años antes había sido el cabeza de lista por Falange Española de laso JONS.

En Catalunya, a tres días de las elecciones municipales, Ciudadanos tuvo que retirar la candidatura que presentaba en Barberà del Vallès. Su cabeza de lista, Fran Delgado, fue el número tres de Plataforma per Catalunya en los anteriores comicios. En la mayoría de casos ha actuado de manera expeditiva, después de haber llegado tarde a la hora de confeccionar la lista. En la ciudad de Getafe (Madrid) Rivera tuvo que poner una gestora después de expulsar a tres de los cinco miembros de la junta directiva local por sus vínculos con Falange y España 2000.

El partido unionista también tuvo que expulsar la número 10 en l’Hospitalet, el número 13 por Vilassar de Mar y el número 20 por Terrassa, por haber ido en listas de PxC.

Quien no fue expulsado fue el suplente en Sant Boi de Llobregat en 2007, Jorge Enrique Belsa Colina, que había ido en las listas de Falange Española de laso JONS en 1980 y en las de Juntas Españolas en 1988. Fue el abogado de las tres familias que pedían la escolarización en castellano.

Estos son algunos ejemplos. Los problemas de Ciudadanos con “radicales infiltrados” vienen de muy lejos.

Font: Nacional.cat