La factura de la luz cambia en 2020: el precio dependerá de la hora, el día, el mes y el lugar de residencia

Habrá tarifas distintas en península, Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla y, si se excede en la potencia, no «saltarán los plomos», pero habrá un sobreprecio

El sistema de fijación del precio de la luz para los consumidores domésticos que tienen la tarifa regulada o pvpc va a dar un vuelco el año que viene, lo que va a complicar notablemente la comprensión de la ya complicada factura eléctrica para un gran número de consumidores. Además, y por primera vez en España, la tarifa regulada no será la misma en todo el Estado.

Este cambio responde a la nueva metodología que ha enviado la CNMC(Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) al Consejo de Estado que debería entrar en vigor el próximo 1 de enero y que podría suponer una rebaja del recibo de la luz de aproximadamente un 2%. En ella se recogen nuevos peajes y diferentes periodos horarios de facturación.

Las instalaciones de menos de 15 kW (kilovatios) de baja tensión –la gran mayoría de clientes y prácticamente todos los hogares– tienen actualmente seis tarifas: 2.0, 2.0 DH (discriminación horaria), 2.0 DHS, 2.1A, etc… Con la reforma, todas las instalaciones de menos de 15 KW pasan de seis tarifas a una sola: la 2.0 TD. Este es el cambio más importante, porque afecta a gran parte de los consumidores y a la práctica totalidad de los hogares.

Periodos punta y valle

Asimismo, todas las tarifas tendrán seis periodos diferentes en el término de energía y otros seis en el término de potencia, excepto la 2.0TD, que tendrá dos periodos en la potencia: uno, de punta, de 8 a 24 horas de lunes a viernes; otro, de valle, entre las 0 y 8 horas de lunes a viernes y las 24 horas de sábados, domingos y festivos.

Actualmente la tarifa con discriminación horaria de dos periodos es: en verano, punta 13 a 23 horas, y valle de 23 a 13 horas; en invierno, punta de 12 a 22 horas, y valle de 22 a 12 horas.

Además, para aplicar las nueva tarifas, la CNMC ha establecido nuevos periodos horarios dependiendo del día, del mes y hasta del lugar de residencia, ya que diferencia entre la península, Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla. Cada una de estas zonas tiene asignadas cuatro temporadas distintas en su calendario. Por ejemplo, en la península, serían temporada alta los meses de enero, febrero, julio y diciembre; media alta: marzo y noviembre; baja: abril, mayo y octubre; media: junio, agosto y septiembre.

Al mismo tiempo, cada día tiene seis periodos de facturación, desde el más caro (P1) –de lunes a viernes no festivos en temporada alta en la península–, al más barato (P6) –todos los días entre 0 y 8 horas–.

En la práctica, esto significa que el precio dependerá de la hora en todas las tarifas y que será más importante que nunca el consumo responsable, así como optimizar los tiempos.

Todos los clientes con la nueva tarifa 2.0 TD, que sustituye al pvpc y a la anterior TUR (tarifa de último recurso), podrán contratar dos potencias eléctricas a lo largo del día. Si el usuario conecta más aparatos y supera la potencia contratada (2,2 kW, 3,3 kW, etc…), ya no «saltarán los plomos» en el ICP (el interruptor controlador de potencia) que tienen las viviendas y locales. A partir de ahora, ese exceso será penalizado con un sobreprecio.

Aunque la intención del presidente de la CNMC, José María Marín, es que esta nueva metodología entre en vigor el próximo día 1 de enero, dependerá de que también se aprueben otras circulares del sector que están actualmente tramitándose.

Tres sistemas distintos en cinco años

En cualquier caso, será el tercer sistema de fijación de precios de la electricidad para el consumidor doméstico en los últimos cinco años. Hasta octubre de 2015, la tarifa regulada o TUR salía de unas subastas trimestrales. Las sospechas sobre este mecanismo se acentuaron a finales de 2013, cuando resultó un incremento de la tarifa del 11% a partir de enero de 2014. El entonces ministro de Industria, José Manuel Soria, se vio obligado a suspenderla y a proponer un nuevo sistema.

Este se puso en marcha en octubre de 2015. La TUR pasó a denominarse pvpc (precio voluntario al pequeño consumidor). Desde entonces, y hasta ahora, el precio de la luz para los consumidores de hasta 10 kW de potencia contratada es el resultado de la media diaria, ya que cada hora tiene un precio distinto, y, a su vez, de la media de los aproximadamente 30 días que factura la respectiva compañía eléctrica.

La nueva metodología para la fijación del precio de la luz llega en un momento en el que el 77% de los hogares desconocen que pueden contratar sus tarifas energéticas sujetas a un precio regulado o a empresas a un precio liberalizado, según los últimos datos del panel de hogares de la CNMC del primer semestre de 2019. Solo 2 de cada 10 hogares declararon conocer esta diferencia.

Asimismo, el 70% de los hogares declaran tener una potencia contratada de hasta 6 kW, un 5% entre 7 y 10 kW y son muy pocos los que tienen más de 10 kW (2%). No obstante, hay un 22% de hogares que desconocen la potencia incluida en su contrato de energía eléctrica. Además, un tercio de los hogares no sabe qué tipo de tarifa tiene contratada.

Font: elcomercio.es