La Guardia Civil confirma el fraude de la hamburguesa de ternera con poca ternera

  • El alcance es nacional, ya que la empresa cárnica de Burgos fabricaba productos de marca blanca que distribuían en toda España

Hace pocos días saltaban las alarmas por una investigación del SEPRONA a una empresa cárnica de Burgos que, presuntamente, ocultaba ingredientes como carne de cerdo, pan y soja en el etiquetado de unas hamburguesas que vendían como si estuvieran preparadas únicamente con ternera.

Algo que la Guardia Civil ha confirmado hoy, explicando en un comunicado oficial que el alcance del fraude es nacional y que 14 personas, a las que se les imputa los delitos de Estafa y Contra los Derechos de los Consumidores, han sido puestas a disposición judicial.

La investigación, en el marco de la operación Catering, se inició en diciembre de 2015, y tras ella, los agentes han constatado que al menos desde 2002 los diferentes elaborados en la planta, comercializados generalmente como ultracongelados, podían llegar a contener menos del 25% de carne vacuna.

“La naturaleza de dichos elaborados (hamburguesa, albóndigas,…) impedía descubrir el engaño, algo que sólo era posible mediante un análisis en un laboratorio especializado”, explica el comunicado oficial de la Guardia Civil. También aseguran que el alcance de la comercialización “parece situarse en cotas muy elevadas, ya que la empresa fabricaba productos de marca blanca que distribuían en el mercado nacional”.

Para hacer las comprobaciones los agentes recorrieron multitud de establecimientos tomando muestras aleatorias de forma encubierta yllevaron a cabo inspecciones en algunos puntos. Los resultados analíticos realizados en laboratorios de la Administración Central del Estado pusieron en evidencia la realidad de la fabricación.

Según la Guardia Civil, “las importantes diferencias entre los precios correspondientes a la carne de vacuno y al resto de materias con las que se suplía la carne original proporcionaba importantes beneficios económicos a la empresa burgalesa”.

Para hacer las comprobaciones los agentes recorrieron multitud de establecimientos tomando muestras aleatorias de forma encubierta yllevaron a cabo inspecciones en algunos puntos. Los resultados analíticos realizados en laboratorios de la Administración Central del Estado pusieron en evidencia la realidad de la fabricación.

Según la Guardia Civil, “las importantes diferencias entre los precios correspondientes a la carne de vacuno y al resto de materias con las que se suplía la carne original proporcionaba importantes beneficios económicos a la empresa burgalesa”.