Qué es el peligroso reto de ‘la ballena azul’

Últimamente se prodigan en la red informaciones acerca de ‘la ballena azul‘, un siniestro reto que impone a niños y jóvenes una cincuentena de desafíos que deben completarse uno cada día, y que acaba con el suicidio saltando al vacío.

Ante el aumento alarmante de casos en medio mundo, como el recientemente conocido en Barcelona, el primero del que se tiene constancia efectiva en nuestras fronteras, conviene informar acerca de su naturaleza, por si las señales evidentes en los cuerpos y las conductas de los adolescentes inmersos en esa peligrosa vorágine pudieran alertar a su círculo más cercano, antes de que sea demasiado tarde.

El nombre del juego, por denominarlo de alguna manera, responde a la tendencia de algunos cetáceos a buscar la orilla para encontrar la muerte, en una especie de ritual o suicidio colectivo, sobre el que difieren las explicaciones de los entendidos en la materia.

Sea cual sea la razón, lo cierto es que este fenómeno empezó aparentemente en Rusia. Gracias al efecto contagio de las redes sociales, rápidamente dio el salto a muchos otros países. Por ejemplo, en conocidas redes sociales podemos encontrar grupos en español con miles de adeptos, al igual que también los hay en inglés, francés, alemán o portugués, entre otros.

Algunos sostienen que los precursores de estas comunidades no persiguen realmente que los jóvenes se maten, que tan solo les divierte hablar de la muerte y temas oscuros. Lo cierto es que no existe un balance conciso del número de víctimas que ha originado ya, en las últimas semanas se han reportado casos en México, Brasil o Colombia.

Al parecer, cada uno que entra en este círculo vicioso con final trágico depende de un ‘cuidador’ al que deben enviarle fotografías como pruebas de que va superando los retos. Entre ellos, se encuentra hacer un dibujo de una ballena, pasar la noche viendo películas de terror, soportar un día completo sin dormir o hacerse cortes en el cuerpo con una cuchilla.

El último desafío de este macabro ‘juego’ consiste en saltar al vacío desde un balcón.

28-04-2017 | Pixabay